lunes, 5 de julio de 2010

si ni pesarme bien puedo...

como pretendo empezar una nueva dieta fui a pesarme a una farmacia en donde tienen esas básculas supersónicas que te miden la altura, el IMC (índice de masa corporal...no sé para qué guaú sirve) y por supuesto los benditos kilos, escupiendo posteriormente la boletita con dichos datos.
entré luego toda estresadita porque aparte de que odio enfrentar ese aparato, lo tecnológico me pone peor.
"tenés que meterle una monedita de mil" me dijo la farmaceútica y mientras dejaba mi cartera al costado, me quitaba los zapatos y miraba a los costados para asegurarme que no haya nadie conocido que vea mi realidad, quité la monedita y la inserté donde debía.
a partir de ahí todo sucedió muy rápido porque me subí a la balanza y esta hizo unos ruidos muy extraños y al segundo salió la boletita.
lo que sí que no sé qué fue lo que pasó pero la boleta decía: mi peso (el cual creo que lastimosamente era el correcto), mi altura que indicaba 68 centímetros! y debido a eso el cálculo del IMC daba más que obesidad, salí totalmente del rango, exploté.
no me animo a contarles mis kilos pero salí cagándome de risa de la farmacia porque me imaginé una yo con un metro menos de altura, que desastre!
hasta ahora sigue el misterio, qué habrá pasado? me habrá medido la altura mientras yo boludeaba agachada con los botoncitos? igual, el proximo lunes intento de nuevo y espero amigarme con la maldita máquina.

2 comentarios:

Azúcar y Escarcha dijo...

Jajajaja si que me has sacado una sonrisa con tu historia!
Cuéntanos que sucedió cuando regreses.
Saludos.

Achlys dijo...

jajaja! un curioseando llegue a tu blog! mira me paso algo parecido hace tiempito y estoy en una sensacion parecida aunque tus relatos se nota que los tomas con mucha onda.! yo estoy totalmente bajon de mi cuerpecillo pero bueh el miercoles tengo cita con el doct. vamos a ver como va! ojala pases y mires las tonterias que escribo y me des fuerza!jeje.. cuidate ya estoy haciendo una carta a una desconocida!