miércoles, 23 de mayo de 2012

no sos la misma


Llega cierta edad en la que ya no sos la de antes.
Farrear y enganchar el laburo definitivamente no es una opción. Es más, farrear fuerte sábado luego ya no es tan buena idea porque una resaca puede llegar a durar tranquilamente más de 24 horas.
No, no sos la misma. Comer comida chatarra te cae más pesado que antes. Bailar dos horas de seguido ponen de huelga a tus rodillas al día siguiente. Quedarte viendo una serie hasta las 2 am anulan tu capacidad de concentración al día siguiente.
Entonces, te ponés a evaluar tu rutina y te das cuenta que por más que desde los quince estuviste mamando consejos de salud y belleza, nunca pero NUNCA hiciste caso a ninguno. O bueno, a lo mejor sí hiciste caso. Te compraste cremas hidratantes, antiestrías, cremas mágicas que utilizaste exactamente durante dos semanas. Empezaste el gym, pagaste una cuota altísima y fuiste tres veces. Te volviste vegetariana, eeeeh, solo durante un almuerzo de un día. Entonces “cumpliste” pero no cumpliste un carajo porque en realidad ni siquiera a medias cumpliste.
Esto no solo pasa por la gordura. Pasa por mil aspectos. La piel, el pelo, la agilidad, la flexibilidad, el aguante, el arranque, el abrir los ojos para despertarse y empezar el día, el conciliar el sueño por las noches.
Todo va adquiriendo una maña nueva. Nada sale automáticamente como antes. Ya no sos la misma.

3 comentarios:

Arely Jiménez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LaVaca Noria dijo...

Gorda, será que puedo quererte habiendo descubierto tu blog hace menos de una hora? Esto es como darse de carajazo contra el espejo, más identificada y pierdo la personalidad.

Comencé a escribir hoy, a ver si desarrollo algo de músculo literario que me desengrase la existencia.

Un beso dulce desde Venezuela.

Noria

taks dijo...

venezuela! que lindisimo!
ya quisiera ir a recorrer tu país, es cierto que son todas misses? jajaja